martes, 23 de noviembre de 2010

Evolución de los primates y homínidos fósiles al Homo sapiens


ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL HOMBRE
Origen Y evolución. Primates fósiles. Los homínidos: australopitecus y Homo hábiles. Evolución hacia el Homo Sapiens.
Origen y evolución. Los principios generales de la evolución.
La evolución biológica de la especie humana es un hecho reconocido mayoritariamente.
La principal aportación fue de Darwin, y esta no solo fue dar a conocer el concepto de evolución sino también, y con mayor importancia, la labor de haber aportado un motor para la evolución: “la selección natural”. En la selección natural se tienen en cuenta ideas, como la “variación genética”, al mismo tiempo “las variedades adaptativas”.
Las teorías de Lamark defienden que la variación genética está orientada hacia la adaptación por lo que la selección natural no es necesaria. Cualquier “mejora” conseguida durante la vida de un determinado individuo será heredada por sus descendientes. Darwin dio un paso más ya que admitió la existencia de cambios no adaptativos, provocados por una serie de factores. Igualmente un órgano creado para una función determinada podría realizar otras funciones no determinadas del principio.
Las variaciones sabemos hoy que pueden producirse por:
cambios en el medio ambiente.
Cambios que determinan modificaciones orgánicas en el transcurso de la vida animal.
Estas dos variaciones no son factores claves de la evolución. Los cambios en el mecanismo hereditarios están producido por las mutaciones. Estas modificaciones son algo complejo que lleva a que las diferencias de puedan transmitir por herencia y así repercutan en la evolución.
Las mutaciones de los genes son posibles porque sus elementos son unos compuestos químicos inestables y susceptibles alterados por factores o agentes (radiación, la acción química u otros medios). Los genes no intervienen en la regulación de los caracteres como unidades individuales, sino que se ven influidos por la masa total de genes existentes de cada cromosoma. Sólo mediante la combinación especial de un gene con sus compañeros es como este gene puede ser modificado. Esta combinación es la selección natural. Son pues la mutaciones las que determinen el cambio.
El hombre quedaba incluido dentro del orden de los mamíferos denominados primates que comprende a lemures, monos o simios. La única especies superviviente hoy es el homo sapiens sapiens, el hombre actual.
El árbol genealógico humano está todavía por resolver. Aunque con antepasados comunes, hubo varias especies viviendo juntas, algunas de las cuales acabaron por extinguirse.
 Primates fósiles. Los homínidos: australopitecus y Homo hábiles.
Para llegar al género homo. La fabricación de instrumentos implica considerar al organismo. La elaboración no se podría haber llevado a cabo sin una liberación de las extremidades superiores de la obligación de sujetar el cuerpo.
Para resolver tales cuestiones se preocuparon del estudio de primates como chimpancés.
Hay que tener en cuenta además que esta fabricación es transmitida por medio del aprendizaje y no se almacena en el código genético, sino en su memoria.
La diagnosis del género humano está relacionado con la concepción del organismo como sistema. Existen dos partes del cuerpo humano esenciales:
El tamaño del cerebro.
 Marcha bípeda y liberación de las manos.
 El lenguaje.
El cerebro contiene más cien mil millones de neuronas en una compleja red. En el hemisferio derecho se encuentran capacidades como la creatividad y la imaginación. En el hemisferio izquierdo la razón y la capacidad de análisis.
Los tres centros para la producción del lenguaje son: el Área de Broca, el Área de Wernicke y la circunvolución angular.
Área de Broca: se encuentra en el lóbulo central de hemisferio dominante (izquierdo). Es la que transmite la información a otra zona que controla los músculos de la cara, de la mandíbula, de la lengua, del paladar y de la laringe.
Área de Wernicke: zona vital para el proceso de comprensión y transmite las señales hacia el Área de Broca.
Circunvolución angular: Ocupa una posición clave para los elementos que se encuentran separados de la corteza cerebral y que tienen que ver con la visión, la audición y el sentido del tacto. En los monos y primates presenta un desarrollo inferior. Es difícil precisar cuándo se pudo comenzar a utilizar el lenguaje en los primeros homínidos.
El lenguaje no es solo una capacidad humana. El lenguaje articulado es el medio por el que el hombre adquirió y luego transmitió de generación en generación las pautas de conducta aprendidas no sólo heredadas, ello le permitió modificar su entorno y adaptarse a las nuevas condiciones.
La lengua, laringe y faringe humanas presentan una características diferentes al resto de los primates. LA lengua es más gruesa y se curva en ángulo recto dentro de la garganta. LA laringe se sitúa mucho al interior. La faringe está mucho más desarrollada en los primates.
Los humanos al nacer somos el animal más indefenso. Ello está motivado a que el ser humano nace con un cerebro poco desarrollado que no le permite valerse por sí mismo. Cuando el bebé nace debe franquear el anillo óseo de la pelvis de la madre por lo que está limitado.
En la actualidad un niño nace con in 25% de las dimensiones que tendrá de adulto. Un chimpancé nace con el 25%. El Australopithecus recién nacido llegaría al mundo con un cerebro entre el 40 y el 50%, mientras que el Homo erectus no sobrepasaría el 30%.
El primate más antiguo se remonta a 70 millones de años. Hacia unos 40 millones de años aparecen los primeros antropoides o simios. El siguiente grupo data se entre 18 a 10 millones de años. Se consideran antepasados del hombre. Constituyen el grupo denominado: Dyropitecus, Ramapitecus y Kenyapitecus.
Los australopithecus
Los australopithecus más antiguos conocidos en la actualidad se localizaron en terrenos sedimentarios fechados en el Plioceno Superior (finales de la Era Terciaria). Los restos entre los 6,5 millones de años y los 3,7 millones de años son muy escasos. En estas fechas son más numerosos el Australupithecus afarensis.
Dos yacimientos en el Este de África nos ha proporcionado numerosos restos óseos de homínidos que vivieron entre los 3,7 y 3 millones de años. Como por ejemplo en Hadar (Etiopia), se trata de “Lucy”.
Hace unos tres millones de años aparecen en África dos nuevas especies de homínidos: el australopithecus africanus y australopithecus robustus.
El australopithecus africanus tiene una talla mayor que el aferensis, al igual que la capacidad craneana. Se han localizado en los yacimientos de África del sur y en el Este africano. El más conocido de los restos es el conocido “el niño de Taung”.
Los restos de australiopithecus robustus aparecen en 1938 en el yacimiento de kromdraai. Se localizó restos de un australopiteco con caracteres más robustos. Estos restos han sido fechados en 1,8 millones de años. Presenta un cráneo robusto y una cara ancha, carece de frente, arcos superciliales marcados y amplias cavidades orbitales.
El Homo Hábiles.
En 1959 hallaron en los niveles I y II de Olduvai, restos datados en 1,75 millones de años difíciles de clasificar. Estos individuos estaban relacionados con las industrias halladas en estos niveles y por ello se denominaron Homo hábilis.
La capacidad craneana ha sido estimada en 600 cm3 . La curvatura de la bóveda craneana es más parecida a la del hombre. Las piezas dentarias son pequeñas. Se puede afirmar su carácter bípedo. Su talla era pequeña. (1,40).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada